Manuel Felguérez

VISIÓN DE COLIMA: Construir la geometría

En 1989 fui citado por el licenciado Fernando Moreno Peña, rector de la Universidad de Colima y por Luis Ignacio Villagarcía, coordinador de extensión cultural.

La razón de dicho encuentro fue invitarme a presentar un proyecto de escultura para conmemorar el cincuentenario de la fundación de dicha Universidad. El rector me paseo por el campus y me enteró ampliamente de la historia y metas de la institución.

Trabajé hasta presentar la maqueta. El proyecto fue aprobado.
Se trataba de una escultura en concreto de diez metros de altura. Fue entonces que conocí al arquitecto Gonzálo Villa Chávez. Ya conocía algunas de sus obras realizadas En la ciudad de Guadalajara. Debo decir que estas me habían impresionado tanto por su exactitud de diseño como por la belleza de sus plazas públicas y el magnífico uso de los materiales, especialmente el trato a la piedra. Debo decir que también conocía el prestigio de que gozaba en el gremio de arquitectos que yo trataba.
Por todo lo anterior me acerqué a él con mucho respeto y un poco intimidado por estar ante un verdadero maestro.

Mi timidez se rompió rápidamente ante la calidez de su plática y la aceptación que mostró hacia mi escultura. Habíamos nacido ambos en 1928, podíamos compartir recuerdos de lugares de Europa en que él había tenido experiencias tan útiles en su quehacer y además de su amplia cultura visual, hacia muy fácil tener con él amplios caminos de diálogo.

Mis visitas a Colima fueron frecuentes durante el tiempo que duró la realización de la obra. Me daba gran gusto, pues estos viajes tenían por objeto principal platicar, precisar las ideas con el arquitecto Gonzalo, pues ya no se trataba solo de construir la geometría de mi obra sino de crear alrededor de esta una plaza conmemorativa.

Empezamos por definir el sitio, así como el contorno en que se encontraría. El lugar escogido estaría dentro del campus universitario y a su vez sobre una importante vialidad.

Me gustó mucho que la plaza fuera un cuarto de circulo que jugaba armoniosamente con la forma de la escultura, el contraste de las pequeñas piedras del piso, el acabado del concreto de mi obra y la curva de contención de agua, así como el color del muro que cierra el conjunto aislándolo del arbolado de la colindancia.

Fue muy corto el tiempo que nos tratamos pero bastó para darme cuenta de su calidad humana, conocer la facilidad con que comunicaba sus ideas plásticas apoyado siempre con rápidos trazos sobre cualquier papel que encontraba.

Solo me queda dejar constancia de la admiración que le tuve por la creación de tan bella plaza conmemorativa que él creó en un alarde de integración con mi obra escultórica.

Siempre recordaré con agradecimiento al arquitecto Gonzalo Villa Chávez.

Manuel Felguérez
Junio 2006

Obra de Manuel Felguérez en Colima


SUSCRIBIRME AL BOLETÍN

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES