Inauguramos exposición “Mi barrio cuenta” en Buenavista, Cuauhtémoc

Entusiasta y emotiva fue la respuesta de la comunidad de Buenavista, Cuauhtémoc, en la inauguración de la exposición “Mi barrio cuenta” que tuvo como sede la Casa Ejidal, bajo la organización del Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Cultura.

Inició con la presentación del Mariachi Tradicional Cañero, de Cuauhtémoc que dirige Francisco Leal, el cual interpretó sones y polkas representativos de este tipo de agrupaciones musicales, que fueron tan del agrado del público que varias personas se levantaron a bailar.

Después siguió una mesa redonda sobre historia y vida cotidiana en la que participaron varios de los vecinos de mayor edad y arraigo en la comunidad, entre otros Jesús Ochoa, quien habló de los últimos años en que la Hacienda fue dirigida por su propietario Don Salvador Ochoa Mendoza. Explicó las labores de siembra de arroz y de maíz, así como del desarrollo de la ganadería, ya que él era en ese tiempo mozo de la hacienda.

También participó la señora Helena Velázquez, quien explicó cómo se vivía a principios del siglo pasado, sin agua, sin luz, ni caminos. El único medio de transporte que había era el tren. Ella tuvo 19 hijos y sólo tres nacieron en Colima, los demás con parteras de la comunidad. Habló sobre los remedios con que curaban a los niños el empacho, la calentura, la garganta, el estómago, etc., pues solamente en casos de extrema gravedad venían a la ciudad en busca del doctor.

La señora María Preciado Moreno habló sobre las fiestas y las kermeses, en las que se bailaba ya fuera con un mariachi que había en Buenavista, o con un tocadiscos.

La Sra. Félix Navarro Rodríguez se dedicaba –y lo sigue haciendo hasta ahora- a hacer comida para las fiestas. Explicó que en los bautizos se ofrecían enchiladas y en las bodas mole, arroz y frijoles, que ella preparaba en enormes cazuelas de barro. Subrayó que uno de los platos más típicos que ya casi nadie sabe hacer es la sopa de pan, muy apreciada por su compleja preparación y los exquisitos y variados ingredientes que lleva.

Al recorrer la exposición de objetos antiguos utilizados en tareas cotidianas, sí como en el campo, los cuales datan entre los años 1930 a 1960, la gente estuvo muy interesada leyendo las cédulas, comentando las fotografías y recordando personajes y sucesos significativos para la comunidad. La muestra estará en exhibición hasta el 4 de octubre en la Casa Ejidal.

Deja tu comentario

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRIBIRME AL BOLETÍN

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES