De Adán a Caín, unipersonal que critica el comercio de la fe

  • Publicado el 5 marzo, 2016

La explotación religiosa es el tema central en el unipersonal interpretado por Augusto Albanez: “De Adán a Caín”, una puesta en escena en donde la crítica y la comedia van de la mano para hacer reír a carcajadas al público en una enredosa historia sobre el pecado original y la lujuria. La propuesta de la compañía Fora do Serio es apoyada por el programa de difusión a creadores del FECA y sus obras, de la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado.

El monólogo ofrecerá 3 funciones más el viernes 11 de marzo a las 8:00 p.m. en La Artería, así como en el Teatro Hidalgo el sábado 12 a las 8:00 p.m. y domingo 13 a las 7:00 p.m., con entrada libre. También se prevé este mismo mes, una función en el Jardín de Villa de Álvarez y otra en el Jardín Torres Quintero el Centro capitalino, fechas que aún están por definirse.
En medio de una escenografía sencilla a la manera de un templo, aparece un predicador para contar a los seguidores la historia del pecado original en el que Adán y Eva caen por comer del fruto prohibido y desobedecer las órdenes de Dios. Éste los marca para siempre, a la mujer, le dio la menstruación mensual, el dolor del parto, dificultad para adelgazar y hasta una actitud compulsiva para comprar cosméticos y productos de belleza.

Al hombre, en cambio, lo dotó de calvicie, problemas de erección, dificultad para el trabajo y estrés. Así, la pareja se enfrentó a un mundo que, no muy alejado de la realidad actual, está lleno de envidia, avaricia y debilidad. Producto de esta relación, Adán y Eva tuvieron dos hijos: Caín y Abel, quienes llegan a la adultez.

Un día los hermanos llevan un regalo a Dios, Caín el agricultor, ofrece los frutos cosechados y Abel que es pastor, una de sus ovejas muy bien cocinada. Caín, al ver que a Dios le gusta más el regalo de su hermano, se enoja y con engaños lleva a Abel a un lugar en donde lo golpea hasta matarlo. Entonces aparece Dios, quien lo castiga a ir errante por la vida, por lo que Caín huye hasta llegar a una tierra lejana en donde conoce a Lilith, quien es la autoridad del pueblo y con ella sostiene un romance a pesar de que es casada.

La distorsión de la historia bíblica unida a la comedia, provocó risas entre los asistentes, quienes en un momento de la historia interactuaron con el actor, cuando éste se bajó del escenario para ungir la frente a los espectadores, absolviéndolos de sus pecados, momento en que se desataron carcajadas y sobresaltos del público desde sus asientos.

Al final de la función, luego de saludar en su camerino a un grupo de amigos y admiradores que lo felicitaron, el actor brasileño radicado en Colima, Luiz Augusto Lintz Albanez, comentó en entrevista que pretende presentar este unipersonal como propuesta en la convocatoria del Festival de Monólogos Teatro a una Sola Voz que se realizará en julio con funciones en varios estados del país.

Mencionó que “De Adán a Caín” es un trabajo que venía preparando desde hace 4 años. “Yo creo que la comedia sin una parte crítica no llega a ser tan interesante, es mi visión, por eso este tema que es un tema actual…En este sentido vengo trabajando con esta cuestión del comercio de la fe, cómo la gente aprovecha la ingenuidad, la inocencia de algunas personas y con eso hace todo su patrimonio”.

“La idea con esta obra es poder ir a donde la gente está, no solamente esperarla aquí en el teatro. Es una característica de mis trabajos, tiene esta posibilidad de salir, de ir a otros lugares, no solo depender de un espacio formal”, concluyó Agusto Albanez, no sin antes hacer una invitación al público de Colima: “Apoyen el teatro, vengan al teatro, necesita el apoyo de la gente y estoy seguro de que se la van a pasar bien”.

Deja tu comentario

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRIBIRME AL BOLETÍN

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES