Cortomotrajes, historias de violencia y terror fue lo que se vivió en la Casa de la Cultura dentro del Festival de Cine

El pasado jueves iniciaron las 3 proyecciones simultáneas en Teatro Hidalgo, Teatro de Casa de la Cultura y Cinemex, en las cuales el público asistente podrá disfrutar de toda la programación del Festival Colima de Cine en su emisión 2015, en el que se incluyen 12 películas mexicanas y 4 extranjeras, con  funciones a las 5:00 y 7:00 de la tarde y 9:00 de la noche.

Como parte de las actividades en Teatro de Casa de la Cultura se programaron, primeramente, la muestra de cortometrajes Regard Sur Le Court de Canadá, los cuales resultaron divertidos y apasionantes. El público rió y aplaudió después de cada uno y al finalizar las proyecciones interactuaron con algunos de los realizadores, a quienes se les preguntó las dificultades al filmar en las calles, el proceso de producción entre algunas otras, a las cuales les dieron respuesta a través de un traductor.

A las 7:00 de la tarde se proyectó la película colombiana “Sumas y retas”, la cual habla sobre la violencia y el narcotráfico. Cuando terminó el filme se presentó en la sala el director colombiano Víctor Gaviria, quien respondió a las interrogantes de los asistentes, pero sobre todo habló de lo que ha sido abordar temas tan delicados en su país, respecto a las televisoras y los medios de comunicación: “Nos censuraron y perjudicaron enormemente, lo peor es que 2 años después, las mismas programadoras que a nosotros no apabullan y nos hacen sentir avergonzados […], empiezan a sacar las narco novelas  que no han parado y llevan ya cerca de 9 años sacando  una tras otra y eso no se les agota y buscan debajo de las piedras”. La charla tuvo que terminar porque pronto iniciaría la función de las 9:00 de la noche.

Antes de terminar lo que se presentaría ese día comenzó la película de terror “Perdidos”, la cual, el público sufrió al filo de sus asientos, pues, en medio de un film paranormal al estilo del “proyecto de la bruja de blair” transcurrió más de una hora de suspenso. El público comentó el sufrimiento y gozo a la vez que vivió al estar viendo el rodaje. A una de las preguntas respondió que lo más complicado de hacer la película fue la preparación, en sus palabras: “En el sentido de la preparación, más que en la realización, porque fue una película que se preparó durante mucho tiempo. Hice un casting muy extenso, trabajé con muchas personas hasta que decidí quienes eran los  indicados para protagonizar la película. Eso fue año y medio antes de comenzar con la película. A partir de ese momento fueron ensayos sin parar. Entrené a los actores para que ellos fueran los operadores de las cámaras […] ellos operaban las cámaras y llevaban los tiempos. Esto partiendo de los ensayos que ya habíamos realizado”.

Deja tu comentario

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRIBIRME AL BOLETÍN

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES