Niños de Suchitlán desarrollan su capacidad sensitiva, intelectual y artística

  • Publicado el 18 mayo, 2017

Niños y niñas que asisten al comedor comunitario del Templo Nuestra Señora de la Salud, en Suchitlán, Comala, presentaron la primera de dos lecturas musicalizadas colectivas, como parte del taller “Buena Vibra. Armonías para soñar y vivir” que instruye la Maestra Mireya Sarahí Abarca Cedeño, becaria de las Secretarías de Cultura Federal y Estatal por medio del Programa de Desarrollo Cultural Infantil “Alas y Raíces”.

Con una duración de seis meses, el taller que comenzó a finales de enero consiste en brindar herramientas a niños de 6 a 12 años de edad, que les permitan desarrollar habilidades para la lectura, además de fortalecer su sensibilidad, creatividad, la identificación, manejo y expresión de emociones, así como la colaboración y convivencia del trabajo en equipo.

Las sesiones se ofrecen una o dos veces por semana, con duración de una hora y media a dos horas, en ellas los pequeños cantan, realizan lecturas en voz alta y comentan los libros, lo que les dice el autor, emociona o disgusta y cómo se relaciona esto con su propia experiencia. También practican ejercicios de sensibilización con sonidos ambientales, así, aprenden a escucharlos, diferenciarlos y a sentirlos en su cuerpo, relacionándolos con su cotidianidad, con sus emociones y convivencia.

Un acercamiento a las artes:
En este curso recreativo y de aprendizaje, los pequeños asisten entusiasmados, pues han encontrado un espacio para expresar sus emociones, ser autocríticos, sensibles con su entorno y con las personas que les rodean, pero además, han valorado y desarrollado el gusto por la lectura y las artes.
Durante sus clases también dibujan, aprenden a tocar percusiones con las que ambientan las lecturas colectivas, tal es el caso del gong, los diapasones, tambores, móviles, cuencos, etcétera; hacen ejercicios de vocalización, proyección de la voz, respiración y ritmo, lo que les permite dramatizar un texto y provocar en el oyente la sensación de traspasar los espacios físicos con efectos de voz y sonido.

Niños más atentos y expresivos:
Es así como a través del juego, los niños y niñas que asisten a este taller han reforzado su capacidad de atención, concentración y observación, la colaboración en grupo y su gusto por descubrir aquellos detalles bellos de la vida que antes pasaban desapercibidos.
Todo esto quedó demostrado en la lectura musicalizada de los libros “Los ángeles de la guarda” de Yassen Grigorov, “Voces en el parque” de Anthony Browne y “El pájaro del alma” de Mijal Snunit. En su primera presentación, las madres de familia hablaron del cambio que han observado en sus hijos, quienes expresan mejor lo que sienten y piensan, por lo que agradecieron que las instituciones tomen en cuenta a las comunidades para llevar a cabo este tipo de programas.

En el evento se contó con la presencia de Edith Villanueva, Coordinadora del Programa de Desarrollo Cultural Infantil y Juvenil de la Secretaría de Cultura de Colima, quien felicitó a la maestra y al grupo de niños por el empeño puesto en estos meses de trabajo.

Próxima presentación:
Por su parte, Mireya Sarahí Abarca, quien junto a Lulú Covarrubias, Anne Marie Robin, y Jesús Larios, trabaja con los niños de Suchitlán, comentó que la segunda presentación será en Colima el 6 de junio, en el Auditorio del Museo de Ciencia y Tecnología Xoloitzcuintle, luego de una visita que los niños realizarán al parque recreativo.

Jóvenes de Suchitlán, vulnerables a factores de riesgo:
Abarca Cedeño detalló que la elección de trabajar en Suchitlán este taller se debe a que es una comunidad de alto riesgo, en situación de pobreza y con factores como drogadicción, alcoholismo y embarazos a temprana edad, sobre todo en los jóvenes, por lo que comentó: “Si trabajamos con los niños desde pequeñitos va a ser mucho más fácil prevenir toda esta situación, por eso es que estamos trabajando fuertemente con lecturas relacionadas con la expresión de emociones, el reconocimiento de quiénes somos y lo que queremos”.

“Nos sentimos muy contentos con la Secretaría de Cultura, nos han tratado muy bien y sabemos del interés por seguir desarrollando proyectos que llegan a la sociedad, a la comunidad y por eso nos sentimos muy afortunados”, concluyó.

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz

SUSCRIBIRME AL BOLETÍN

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES