Danza Caballitos de Rancho Grande, Zacatecas, una tradición de 170 años

  • Publicado el 11 septiembre, 2017

El Encuentro Regional de Danza Centro Occidente “Baila por tradición” organizado por las Secretarías de Cultura Estatal y Federal, trajo a Colima una muestra representativa de las principales tradiciones de esta zona de México que agrupa a 9 entidades federativas. Una de las que llamó más la atención por el vestuario y música fue la Danza Caballitos de Rancho Grande, que tuvo su origen hace 170 años en Fresnillo, Zacatecas.

En entrevista, Luis Armando Bretado Monreal, director de la agrupación, habló acerca de los orígenes y motivos que han llevado a esta danza a permanecer vigente, siendo un orgullo para quienes la bailan, pues se trata de varias familias que la han heredado de padres a hijos.

Rancho Grande es una comunidad ubicada al norte del municipio de Fresnillo, Zacatecas. Tiempo atrás era una hacienda en donde fue inaugurado el Templo de la Virgen del Refugio en 1847, año en que se bailó por primera vez esta danza.

Los trabajadores de hacendados representaban a los moros y a los cristianos españoles. Al principio se bailaba con el arpa, luego se utilizaron guitarras acompañadas de violín, mientras que ahora se ejecuta con tambora y violín. “Hemos tratado de conservarla, el paso es prácticamente el mismo y pues han pasado muchas generaciones, nuestros bisabuelos, abuelos, nuestros padres y ahora nosotros que somos la cuarta generación”.

Con un vestuario que evolucionó del calzón de manta al pantalón de mezclilla y del huarache a las botas, los danzantes también usan camisa a cuadros, chaleco con flecos y sombrero, además portan una sonaja y lo que asemeja a una montura de caballo hecha de alambrón, con larga tela, listones y el estandarte de la virgen guadalupana. La cabeza del caballo es de madera, con crines de cabello natural.

“Un carpintero en Rancho Grande es quien nos ha hecho las cabecitas de caballo, tenemos algunas antiguas todavía, como ésta que tengo yo, tiene más de cien años, la traía mi papá y a él se la heredó otra gente y así ha sido sucesivamente”.

El uso del caballo, comenta Luis Armando Bretado, se debe a su importancia en distintas actividades de Rancho Blanco, ya sea en la morisma, coleaderos, como en jaripeos y cabalgatas.

Para preservar esta danza se capacita a un grupo de niños que oscilan entre los 4 a 12 años de edad. “Varios traemos a nuestros hijos bailando, vamos saliendo los que ya no podemos y van entrando los chicos, así se va dejando de generación en generación”.

Sobre su participación en el Encuentro Regional de Danza realizado en Colima del 7 al 10 de septiembre, el director de la Danza Caballitos de Rancho Grande expresó: “Nos da mucho gusto representar a nuestro estado que es Zacatecas, es un convivio muy bonito conocer otras danzas de otros estados, Colima es muy bonito también y tiene muchas riquezas culturales y es la primera vez que lo visitamos”.

Deja tu comentario

Sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz

SUSCRIBIRME AL BOLETÍN

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES